miércoles, 20 de julio de 2016

Palabras que duelen ser recordadas....

Cuántas madrugadas de insomnio debo aguantar antes de poder olvidar aquello que hizo tanto daño a mi alma. Ya he tratado en vano de olvidar sus falsas palabras que me hicieron ilusionar y que después se convirtieran en venenosas dagas. Sin embargo cuando menos lo espero aparecen de golpe todas juntas a remover el pasado. Y duelen como duele el alma, como duele el corazón, como duele haber sido engañada por un mal amor.

El, era mi protector y yo lo amaba, me cuidaba tanto que me hacia sentir su niña mimada. En todo fuimos uno.  Parecía que estando juntos nada más importaba.  ¡Que equivocada!  Nunca imaginé que toda esa felicidad que me daba algún día me la cobraría con lágrimas. Que me haría sentir humillada y traicionada. Y peor aún fue darme cuenta de que aquellas palabras de amor, eran falsas.

Ahora le canto a mi tristeza todas las mañanas, los rayos del sol iluminan y le dan tibieza a mi alma. Así logro sobrevivir a pesar de mis heridas que sangran. Voy por las calles tratando de olvidar sin conseguir nada. La soledad me acompaña, el aire refresca mi cara. Tengo la certeza de que algún día sanara mi alma. Y mi libertad sera mi mejor aliada.