sábado, 2 de julio de 2016

¿Quién sabe lo que es el amor?

¿Cómo una persona se puede ver tan vacía sin otra a la que nunca se había sentido unida? ¿Cómo puedo sentir que si tú no me sonríes, mi mundo acabaría por venirse abajo? ¿Cómo eres capaz de saber siempre cómo hablar para hacerme sentir tan bien? ¿Cómo haces eso? ¿Cómo consigues que te quiera tanto? Se me vienen a la mente millones de preguntas como esta, sobre mí, sobre ti, sobre lo que siento cuando estoy contigo, sobre tu forma de mirar, sobre cómo sonríes. ¿Y sabes lo más gracioso?

Que no sería capaz de contestar ni siquiera a la primera, ya que probablemente ninguna de ellas tenga una verdadera respuesta. Es algo real, claro... ¿Pero quién ha conseguido explicar alguna vez la forma en que el corazón se acelera cuando miras a alguien especial? ¿Quién ha redactado una definición para eso que se hace llamar amor y que forma parte de la vida de las personas? ¿Hay alguien que sepa decir lo que se siente específicamente cuando los labios de ese alguien a quien amas rozan los tuyos?

Yo, desde luego, no sería capaz de hacer que nadie comprendiese todo lo que pasa por mi mente cuando te miro, cuando me abrazas, cuando me besas o simplemente cuando estoy sentada a tu lado. Nunca podría acabar de explicar todo lo que siento por ti, o por qué sonrío al verte, o cómo el ritmo de mi corazón cambia cuando te tengo cerca. Sí, el amor es algo real. Pero no todo lo real tiene por qué tener explicación.