domingo, 17 de julio de 2016

Aunque no lo sepas...

Yo te entregué mi vida entera así sin darme cuenta, fui queriéndote desde el principio, desde una vida antes de ésta. Y así como crecen las plantas en primavera fue creciendo mi amor por ti, te entregue mis sueños, todas mis promesas, te di mi confianza por completo y mi corazón repleto de ilusiones nuevas. A cambio tú, me traicionaste un día  cualquiera. No quiero ya ni recordar tus palabras, ni verte, ni oírte, ni saber lo que ha sido de tu vida. Sin embargo se que no volveré a soñar y mucho menos podré volver a amar a nadie más. Quizás tú fuiste mi última historia de amor y desamor. Gracias te doy por enseñarme que nada es eterno, eso siempre lo dijiste pero estaba ciega. Fuiste tú mi prioridad más bella. Pero te fuiste y es algo que no puedo entender, sólo se que hay lunas que te extrañan aunque no lo sepas.