jueves, 23 de junio de 2016

No hay razón alguna… Sólo ella

Muchas personas continúan diciéndolo, preguntando, tratando de conocer, “cómo es que lo hago”, “cómo es de verdad”, “qué se siente”… Bueno, no podría decir mucho. Todo consiste en un nuevo resplandor, un nuevo despertar, con el simple hecho de tenerla cerca. Una nueva sensación nunca antes mencionada, vista y vigilada motivo por el cual he estado en el hospital numerosas veces. ¿Diagnóstico de los médicos? “Lo siento hijo, tu corazón y mente están completamente tras ella”.

Sonrisa de extremo a extremo cuando la delicada brisa me regala un pequeño momento de libertad, paz y relajación cuando puedo percibir su cálido y suave perfume. He visto a muchos estar en la misma situación pero que dan por terminado todo por un hecho completamente simple con la solución más cerca de lo que están mis sueños respirando de su aire. “Épocas, vidas y estilos diferentes… De lo más normal, complemente uno de otro, cambio de corazones de dos personas unidas por siempre, nunca más sólo caminar, una vida de gris y triste se torno alegre y de colores…”

Escucho de todo, que bien o que mal me veo, que se respira de nosotros, que motiva a seguir, que como nosotros nadie… Sólo sé que, sólo quiero estar contigo. No tengo más por que seguir, si no es contigo en el camino. Una “vida” que no si “ti”… Literalmente sería “vida”… Y sin “ti” no hay “verdad”… Y eso nos deja sin palabra… ¿Lo pillas? Nunca creí que me encontraría en donde estoy, atrapado y enredado dentro de todo… Ya nada me deja salir, sin embargo, soy completamente feliz. Con su gusto por el arte matemático, sustituiré valores. Nunca creí que me encontraría en tus brazos, corazón y vida, atrapado en tus besos, enredado en tu mirada, dentro de todo lo que sueñas, ya nada quiero cambiar, y gracias a eso, soy completamente feliz.

¿Mucho mejor no lo crees? Habrá quien diga que no y quien me dé la razón, nunca me importó lo que pensaran o dijeran, no mientras pueda seguir haciendo de lo que más disfruto. Hacerte feliz.
Que mejor que recibirte cada mañana con una situación y tú con una sonrisa, creando una expresión digna de la mejor fotografía. Aquella expresión mágica que delicadamente recorre tus labios tratando de alejarse por mitades, dejando relucir el más brillante de los blancos, haciendo entonces, curvas indicando tranquilidad.

Dejando salir un sonido, no podría compararse con nada. Ni el canto de la más bella ave, o el viento en los campos. Ese sonido de alegría mientras te contraes evitando que deje de causarte cosquillas. Ese, es el mejor inicio de día. Mi única profesión, en lo que destaco oficialmente, no es el dibujo, ni la escritura, ni la pintura, tampoco la música o alguna materia específica. Sólo sé perfectamente, como restablecer tranquilidad dentro de ti. Y dime… ¿Qué otra cosa podría hacerme feliz? Aunque la situación por daños colaterales este algo grave y peligrosa siempre hay una razón en pie para salir de nuevo a respirar y evitar ahogarme en mis propias preocupaciones y deudas, razón por la cual podría dejar ciertas cosas, comenzar otras, terminar más y detallar algunas…

Varias he escuchado pero no ninguna. ¿La razón? Ella. Siempre y en cada momento de Simple sonrisa, mensajes ocultos que sólo pocos perciben, siento ese extraño revoloteo y emoción cada que hablo acerca de ella, me acelero un poco y al mirar el reloj, ya tengo una hora de vida menos… ¿Dónde encontrarme cuando pienso en ella? Deberás seguir el camino en la segunda estrella a la derecha, volando hasta el amanecer. Y para dejar entonces, sólo un ligero pero importante detalle…
(Estoy enamorado)